Alergia a medicamentos

Durante miles de años el hombre ha tratado sus enfermedades con medicinas naturales como hierbas y extractos de plantas que contenían sustancias con efecto beneficioso en distintas enfermedades, como por ejemplo la digital para el tratamiento de los problemas cardíacos o la belladona como antiespasmódico. Estas sustancia constituyeron la base de muchos de los medicamentos que se utilizan actualmente.

Los medicamentos, además de su acción terapéutica son capaces de llegar a producir efectos indeseables que incluso pueden ser mortales. Entre estos se encuentran las reacciones alérgicas.

alergia a medicamentos

La alergia a medicamentos constituye actualmente uno de los problemas más serios que se le plantean tanto al médico general como al alergista. Por lo tanto, es necesario siempre extremar las precauciones y tomar los recaudos necesarios para prevenir este tipo de accidentes. Pero tampoco debemos caer en el otro extremo y por un excesivo temor dejar de administrar remedios que pueden ser imprescindibles para la curación del paciente, sin que existan motivos fundados para sospechar una alergia a los mismos. Es por ello que es muy importante que el médico general conozca suficientemente el tema como para darse cuenta de cuándo existe riesgo de una reacción adversa a un medicamento, para poder hacer la consulta con el especialista en alergia, y que el paciente que alguna vez ha experimentado reacciones, sea consciente de su problemas, lo cual va a constituir una valiosa ayuda para que su médico encuentre la solución.

¿Qué es la alergia a medicamentos?

Una persona que está predispuesta genéticamete a presentar enfermedades alérgicas, puede volverse alérgica a distintos elementos, como pólenes, polvo, pelos de animales y muchos otros, entre ellos a medicamentos. Cuando un paciente recibe una droga a la que es alérgico, su sistema inmunológico forma anticuerpos, por ejemplo la Inmunoglobina E, contra la droga, lo cual desencadena una serie de reacciones características, como urticaria y otras erupciones cutáneas, edema de glotis, asma, rinitis y la que es más grave y puede causar la muerte del paciente en pocos minutos, el shock anafiláctico o alérgico.

¿La alergia es la única reacción adversa que puede producir un medicamento?

Las reacciones alérgicas constituyen sólo una parte de los distintos efectos indeseables que pueden presentar los medicamentos. Existen muchas otras reacciones, como la intolerancia digestiva (vómitos, diarrea), los efectos colaterales como la somnolencia que producen algunos antihistamínicos, los efectos secundarios como la hinchazón y la retención de líquidos que producen los corticoides, las reacciones tóxicas por sobredosificación y muchas otras.

Por lo tanto es muy importante diferenciar estas reacciones de las alérgicas.

¿Qué medicamentos pueden producir alergia?

Es muy importante señalar que cualquier medicamento puede provocar una reacción alérgica.

Sin embargo, existen medicamentos que por sus características producen alergia con mayor frecuencia. Los más comunes son la penicilina y sus derivados (reacciones pseudoalérgicas) y otros antibióticos.Pero a veces, la alergia puede no ser producida por la droga en sí misma, sino por los conservadores y colorantes que se agregan al preparado. Hay que estar muy atentos a esto, porque son pacientes que a lo mejor presentan reacción con distintos medicamentos que no tienen ninguna relación entre ellos y lo que tienen en común son los aditivos o colorantes.

¿Cuánto tiempo tarda en presentarse la alergia a un medicamento?

La reacción puede ser inmediata, por ejemplo en el shock alérgico, pero también puede aparecer luego de horas o días de haber recibido el medicamento. Puede haber reacción hasta 3 semanas después de haberlo tomado continuamente. Por lo tanto, es importante que si un paciente presenta una reacción alérgica y no sabe su causa, trate de recordar si tomó algún medicamento nuevo hasta 3 ó 4 semanas antes.

¿Cómo se hace el diagnóstico y la prevención de la alergia a medicamentos?

Para hacer una buena prevención es necesario primero hacer un correcto diagnóstico, cuyo objetivo fundamental debe ser esclarecer a qué medicamentos el paciente es alérgico y sobre todo saber qué medicamentos se le pueden administrar en reemplazo sin correr riesgos. Para esto contamos con 3 elementos fundamentales.

  1. La historia clínica: Esto probablemente sea lo más importante porque va a orientar al médico sobre los estudios que deban realizarse y la posterior conducta a seguir. Por lo tanto es fundamental que el paciente que alguna vez experimentó una reacción alérgica sea consciente de su problema para poder aportar al médico la mayor cantidad de datos. Por ejemplo, un error muy frecuente es que cuando un medicamento le produce una reacción alérgica el paciente lo tire sin anotar el nombre y luego no recuerde cuál era Es muy importante para el médico saber qué medicamento fue el que le produjo la reacción. Por lo tanto, siempre debe guardarse el medicamento o anotar su nombre para indicárselo a los médicos en futuras consultas.
  2. Métodos de diagnóstico de laboratorio: Lo ideal sería que mediante un análisis de laboratorio se pudiera determinar si una persona es o no alérgica a un medicamento. Desgraciadamente, no existe todavía un método que tenga una confiabilidad del 100%.  De todos modos, existen actualmente varios métodos, como el RAST y el test de degranulación de basófilos humanos (TDBH) que bien realizados en un laboratorio responsable pueden ser de valiosa ayuda como orientación y complemento para el diagnóstico.
  3. Métodos “in vivo”: Son los que se realizan probando la droga directamente en el paciente.
    1. Pruebas cutáneas: Consiste en inyectar en la piel del brazo 0,10 cc. del medicamento. Este método, que es muy útil para diagnosticar otro tipo de alergias (a pólenes, polvo, factores ambientales, etc.) carece completamente de valor con los medicamentos, ya que tiene un margen de error y además puede ser peligroso para el paciente. Son muy frecuentes los llamados “falsos positivos”, en que hacer la prueba se produce una roncha en el lugar, pero que no es provocada por alergia sino simplemente porque el medicamento concentrado puede ser irritativo para la piel y provocar reacción sin que el paciente sea alérgico. Pueden darse también los “falsos negativos”, en que la prueba intradérmica da negativa y luego se da el medicamento y se provoca alergia. Esto puede ocurrir porque a veces la alergia no es producida por el medicamento puro sino por los productos formados por el medicamento después de haber ingresado al organismo. Pero lo que es más grave, en pacientes muy alérgicos la simple prueba intradérmica puede causar reacciones a veces severas. Por lo tanto, las pruebas cutáneas con medicamentos deben realizarse sólo en casos muy especiales, por ejemplo en el caso de la penicilina en que se consiguen productos del metabolismo de la misma, y siempre a cargo del médico especialista.
    2. Prueba de provocación progresiva controlada: Es el método más confiable y el único que nos va a dar la seguridad en prácticamente el 100% de los casos de que el paciente no va a presentar reacción alérgica severa a un medicamento. consiste en ir administrando el medicamento, primero muy diluido y luego aumentando la concentración progresivamente, comenzando con una gota ocular, y siguiendo con las vías subcutánea, intramuscular y endovenosa. Luego de cada administración se controla la reacción local y lo que es más importante si hubo variaciones en el pulso y la presión porque así se detectan los primeros síntomas de shock, en cuyo caso se suspende de inmediato la prueba sin que haya habido riesgos para el paciente. Si el paciente tolera la prueba sin inconvenientes tenemos la seguridad de que el medicamento va a ser tolerado. El único inconveniente de este método es su duración, que lleva alrededor de 3 horas y por supuesto debe ser realizado por el médico especialista.

¿Se cura la alergia a medicamentos?

Si un paciente es alérgico a un medicamento, la conducta a seguir es utilizar otros medicamentos que lo reemplacen y no utilizar más ese medicamento, ya que la desensibilización a los mismos es muy difícil de realizar. En casos muy especiales, en el que la administración del medicamento es absolutamente imprescindible, se puede intentar la desensibilización, la cual debe realizarse con el paciente internado en sala de cuidados intensivos, dado los riesgos que implica para el mismo.

Por lo tanto, si un paciente es alérgico a medicamentos lo más importante es la prevención, es decir arbitrar todos los medios para evitar que el paciente reciba un medicamento que pueda ocasionarle riesgos. Para ello, uno de los elementos fundamentales es que el médico eduque al paciente, para lograr que tenga conciencia de su enfermedad, esté informado de las características de la misma y de cómo debe proceder para evitar riesgos. Es importante que cada vez que el paciente consulte a un médico le advierta que es alérgico a medicamentos.

FUNDALER, con la indicación del médico alergista, confecciona para el paciente tarjetas con un formato similar a una tarjeta de crédito, en la que se especifica a qué medicamento es alérgico para que la lleve siempre consigo y se la muestre al médico que circunstancialmente lo trate, o en caso de un accidente o una atención de urgencia se sepa qué medicamentos no le pueden ser administrados.

Dr. Jorge A. Núñez

Su alergólogo le puede dar mas información

Nuestra nueva dirección de correo es secretaria@fundaler.org.ar
Toggle This
  • Seguinos en Facebook

    Ahora también podés seguirnos a través de nuestra página de Fundaler en Facebook