Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Fundaler - Fundación para el Estudio del Asma y otras Enfermedades Alérgicas

Qué es la urticaria?

La urticaria es una reacción de la piel donde aparecen elevaciones, que se llaman ronchas, de color más claro o más rojo que el resto de la piel que las rodea.

Urticaria

La urticaria es una reacción de la piel donde aparecen elevaciones, que se llaman ronchas, de color más claro o más rojo que el resto de la piel que las rodea. Lo habitual es que se presentan con prurito o comezón, que va desde una molestia leve a insoportable, y en algunos casos hasta ardor o quemazón.

El tamaño de las ronchas es variable, desde menos de 1 cm hasta el agrupamiento de varias, o placas con más de 10 cm de extensión. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, y es característico que aparece y desaparece en horas, siendo menos de 24 horas. Las que persisten por más de 24 hs pertenecen a una situación especial llamada urticaria vasculitis, pero son menos frecuentes.

Afecta a personas de cualquier edad y cualquier sexo, siendo más frecuente en mujeres.

Su duración generalmente es de menos de 6 semanas (urticaria aguda), pero en algunos casos persiste y dura desde meses a años (urticaria crónica). Se ha estimado en algunas poblaciones que hasta el 20% puede llegar a tener urticaria aguda alguna vez en su vida, mientras que la urticaria crónica ocurre por debajo del 10% de la población general.

Esta última  afecta  mucho la calidad de vida del paciente por la intensa picazón, que obliga al rascado y a la falsa creencia de quienes están cerca que el paciente sufre un proceso contagioso.

El fenómeno involucrado en las reacciones tiene como participante necesario a un tipo de células en la piel, los mastocitos, que tienen en su superficie diversos receptores como la Inmunoglobulina E (IgE), y que al ser activados por los factores que se describirán a continuación, liberan principalmente histamina, que favorece la salida de líquido de las venas más superficiales de la piel para la formación de las ronchas y el edema, más la estimulación de las terminales sensitivas nerviosas en la piel para provocar la picazón.

Qué factores provocan urticaria?

Es muy variado. La tendencia fue asociarlo siempre a una alergia alimentaria, incluyendo pescados y mariscos, frutos secos, cítricos y frutos tales como frutillas y kiwi, además de chocolate, embutidos, huevos, leche, y también a los denominados pseudo-alérgenos como conservantes y colorantes.

Pero en la actualidad, y en base a múltiples estudios de la última década, se descubre que las infecciones están involucrados de manera más frecuente a lo que se conocía.

Así, en la población infantil y en las urticarias agudas, se ha encontrado a las infecciones virales como los desencadenantes más comunes, luego los alimentos y las picaduras de insectos, reacciones medicamentosas o inmunológicas.

En los adultos suelen estar involucrados los medicamentos de manera más frecuente, pero los otros factores también participan, y ocasionalmente se suman dos o más. Los medicamentos que suelen estar involucrados con mayor frecuencia son los anti-inflamatorios, pero también antibióticos y anti-hipertensivos, y en general suelen acompañarse de angioedema.

En nuestro medio no debemos olvidar las parasitosis; y algunas enfermedades sistémicas autoinmunes o malignas pueden presentar urticaria como un fenómeno asociado, sin ser la enfermedad principal.

El alergólogo, luego de considerar todos los factores mencionados, hasta en la mitad de los pacientes que llegan a la urticaria crónica, no se encuentra una causa concreta, aquella que al eliminarse logra detener la urticaria. Esta urticaria idiopática (sin causa determinada) se denomina hoy espontánea, hacia la cual están destinadas las investigaciones de hoy, con avances significativos al identificarse factores endógenos inmunológicos, pero sin tener todas las respuestas disponibles.

Además de esta urticaria crónica espontánea, se pueden encontrar factores físicos que la provocan, tales como el sol, el agua, el calor, el frío, la presión o fricción, o las vibraciones y se denominan urticarias inducidas.

El stress ha sido identificado como un factor desencadenante frecuentemente asociado a cualquiera de las situaciones ya mencionadas, pero no como única causa. En los casos que no se determinaron desencadenantes, considerar que forma parte de las espontáneas.

¿Qué es el angioedema?

Es la hinchazón de lugares determinados tales como labios, párpados, lengua, manos.
En un porcentaje menor a la mitad de los pacientes con urticaria, aparece angioedema de manera simultánea. Cuando el angioedema aparece sin ninguna manifestación de urticaria, debe investigarse otra situación diferente.

¿Qué es la anafilaxia?

Es una reacción grave, y que puede provocar la muerte. Cuando aparece urticaria de manera súbita y rápidamente progresiva, pero siempre junto a una afectación de la respiración (dificultad para respirar, ruidos en pecho o garganta), o del estado de conciencia (mareos, decaimiento inexplicable, pérdida de reflejos o de esfínteres), palidez generalizada o dolor abdominal (cólicos inexplicables).
Ante esta situación, el paciente debe recibir asistencia inmediata!

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico al identificar las ronchas, y eventualmente la hinchazón del angioedema. Sin embargo puede ocurrir que no tenga lesiones cuando es asistido, y esto ayuda al diagnóstico, por la característica aparición y desaparición de las lesiones en horas.

En la mayoría de los casos no son necesarios estudios adicionales, sin embargo cuando los episodios se repiten, el alergólogo evaluará cada caso en particular para determinar el tipo de estudios necesario.
Sólo como ejemplos, el alergólogo estudiará si hay un alimento, insecto, elemento de contacto o medicamento que pueda estar involucrado, y en base a dicha evaluación indicará una dieta, evitar contacto, exposición o administración de elementos identificados. En otras ocasiones, determinará la necesidad de análisis que identifiquen factores inmunes, hormonales o de sangre que puedan justificar el problema. Y en ocasiones no será necesario ningún estudio adicional, de acuerdo a su experiencia clínica, tal como se mencionó.

Pronóstico

En la mayoría de los casos, la urticaria se auto-limita o cede con el tratamiento, en menos de 4 semanas. Las directivas impartidas por el alergólogo en este sentido son fundamentales.

Pero también existen aquellos casos de urticaria crónica, en la cual se necesita que el paciente y el alergólogo se asocien para su tratamiento. Por parte del alergólogo, en la investigación e indicaciones acordes al proceso; y por parte del paciente en cumplir con las indicaciones y contribuir al intercambio de información y afectación de calidad de vida, para permitir al alergólogo su mejor ayuda, pues estos procesos pueden llevar meses e inclusive algunos años.

No se ha demostrado que la urticaria sea grave (ver antes anafilaxia) ni que progrese hacia alguna afectación grave de piel. Sin embargo, debe hacerse el seguimiento y asistencia necesaria para evitar que afecte la calidad de vida del paciente mientras dure el proceso.

El principal problema identificado por el paciente radica en este punto, pues lo limita en sus actividades diarias, descanso, exposición en público, elección de ropa y alimentación, y rendimiento escolar o laboral.

Tratamientos

En los casos que los factores desencadenantes fueron identificados, evitar los mismos es fundamental.
Como tratamiento, siempre con control por el profesional, se indican los anti-histamínicos de segunda generación (loratadina/desloratadina, cetirizina/levocetirizina, fexofenadina) de preferencia, que tienen menos efectos secundarios que los de 1ra (difenhidramina, clorfeniramina, carbinoxamina), principalmente somnolencia pero también sequedad de boca, cierta dificultad para orinar en pacientes masculinos adultos, y disminución de reflejos que es relevante en personas al frente de maquinarias, vehículos, transporte o con actividad laboral intelectual.

En los casos que no hay un control adecuado, se revisa la situación clínica del paciente y se incrementa la dosis (hasta 4 veces la dosis basal) o se modifica el medicamento. En ocasiones es necesario una indicación reducida de corticoides (no más de 1 semana), pero si no se logra un control adecuado, debe hacerse una nueva evaluación y seguimiento del caso.

En algunos casos se requiere el uso de medicación de tipo inmuno-supresora (por ejemplo ciclosporina) o biológica (Anti IgE), de acuerdo a las evaluaciones efectuadas y la evolución del paciente.

Agradecemos la colaboración del Dr. Maximiliano Gómez

Compartir esto:

Últimos artículos publicados

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/webpc-passthru.php?src=https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpg&nocache=1Si desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios