Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Menú
Las enfermedades alérgicas son procesos frecuentes que afectan a muchas personas; no sólo niños y jóvenes sino, también aquellas donde la actividad de producción laboral o académica es intensa. Las consecuencias socio-económicas de todos estos aspectos son muy importantes y muy superiores a las que hace solo unas cuantas décadas se les atribuía.

Enfermedades alérgicas, su importancia

¿Por qué son importantes las enfermedades alérgicas?

Son procesos muy frecuentes, que afectan en especial a niños y personas jóvenes, en las fases de sus vidas en las que la producción laboral o académica es más intensa, aunque actualmente la presencia de enfermedades alérgicas—fundamentalmente rinitis y asma—en los adultos mayores de 65 años ha cobrado significancia clínica.

Interfieren de forma significativa en las actividades cotidianas y perturban el sueño a menudo. Las consecuencias socio-económicas de todos estos aspectos son muy importantes y muy superiores a las que hace solo unas cuantas décadas se les atribuía.

Las enfermedades alérgicas son procesos frecuentes que afectan a muchas personas; no sólo niños y jóvenes sino, también aquellas donde la actividad de producción laboral o académica es intensa.
Las enfermedades alérgicas son procesos frecuentes que afectan a muchas personas; no sólo niños y jóvenes sino, también aquellas donde la actividad de producción laboral o académica es intensa.

La tendencia al crecimiento paulatino en la frecuencia de las enfermedades alérgicas ha sido una constante en las últimas cuatro o cinco décadas. Este fenómeno se ha hecho especialmente patente en los procesos mejor estudiados, como la dermatitis atópica, urticaria crónica, la rinitis alérgica y el asma bronquial.

¿Qué es una reacción alérgica ?

La alergia es una afección, producida por mecanismos de hipersensibilidad, es decir, una reacción exagerada que se produce cuando el organismo se encuentra con el estímulo o agente que, para la mayoría de la población son inocuos, como por ejemplo los pólenes de árboles y gramíneas, ácaros del polvo doméstico, epitelio de animales (gato, perro entre otros), hongos ambientales, alimento, medicamentos.

¿Son tan frecuentes las enfermedades alérgicas?

La OMS ha llegado a clasificar las enfermedades alérgicas entre las 6 patologías más frecuentes del mundo. Se estima que pueden afectar más del 20% de la población mundial, y resultan más afectados los países desarrollados e industrializados que el resto. En nuestro medio, se calcula que 1 de cada 4 personas puede padecer algún tipo de trastorno alérgico a lo largo de su vida.

La rinitis y el asma representan problemas globales en la Salud Pública que afectan a todos los grupos etáreos, el asma y la rinitis alérgica frecuentemente coexisten en los mismos pacientes, según ARIA—Guía del Impacto de Rinitis en Asma—entre el 10 al 40% de los pacientes con rinitis alérgica tienen asma como co-morbilidad.

Cuales son los síntomas que nos permiten reconocer una enfermedad alérgica?

En la rinitis alérgica el prurito nasal, múltiples estornudos, goteo y congestión nasal, acompañados en un 70 por ciento de los casos de síntomas oculares tales como enrojecimiento ocular, lagrimeo y picazón son los síntomas primarios a la hora de hacer el diagnóstico de rinitis y/o conjuntivitis alérgica.

El asma se caracteriza por episodios recurrentes de sibilancias, dificultad respiratoria, opresión torácica y tos, especialmente nocturna o durante la madrugada. Los ataques de asma o exacerbaciones son episódicas, sin embargo la inflamación en la vía aérea es crónica.

El asma y la rinitis alérgicas son un trastorno crónico inflamatorio de las mucosas. En el asma, como respuesta de esta inflamación crónica, las vías aéreas desarrollan un evento conocido como hiperreactividad; caracterizado por obstrucción en el flujo de aire (broncoconstricción, tapones de moco e inflamación) cuando estas vías se ponen en contacto con una serie de factores de riesgo.

Factores de Riesgo

Entre los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de rinitis y asma se incluyen la exposición a alergenos (polvo casero, animales, cucarachas, ácaros y polen), exposición ocupacional a diferentes químicos, ser fumador o fumador pasivo (por ejemplo niños de padres que fuman en su casa), infecciones respiratorias virales, ejercicio, estados de ánimo, irritantes químicos y medicamentos (tales como aspirina y beta-bloqueadores).

La complejidad de las enfermedades alérgicas ¿es una realidad o un mito?

Existe la creencia popular de que es difícil identificar las causas. Hoy sabemos que la constitución genética y las modificaciones en el estilo de vida y en el medio ambiente son los responsables de que un individuo desencadene la enfermedad. En los primeros años son más comunes los cuadros clínicos de alergia a los alimentos, para posteriormente dar paso a los cuadros de alergia respiratoria, durante la adolescencia y la edad adulta. La dermatitis atópica, muy frecuente en la infancia, es rara en los adultos, pero predispone a los que la han padecido a desarrollar otras enfermedades alérgicas a lo largo de su vida.

Otro factor de complejidad de la enfermedades alérgicas es el carácter sistémico de las mismas. Uno de los ejemplos más claros es el de la rinitis alérgica, que lejos de ser una enfermedad exclusiva de la nariz, supone una participación de múltiples órganos y sistemas. El proceso inflamatorio de las mucosas de la nariz produce la participación de células sanguíneas (eosinofilos), la liberación de citoquinas inflamatorias en la mucosa nasal, afectando, también, al pulmón y las conjuntivas oculares con frecuencia, y produciendo manifestaciones clínicas generales, como malestar, cefalea, cansancio y alteración del estado de ánimo y sueño.

Tratamiento de las enfermedades alérgicas

El primer escalón del tratamiento cuando las alergias son leves: el paciente tendrá que aprender a evitar los elementos del ambiente que le producen las reacciones alérgicas. La calidad del aire (con ambientes siempre ventilados) es un factor fundamental.

Las opciones terapéuticas (los medicamentos) y la inmunoterapia (vacunas) forman parte de los tratamientos disponibles para las afecciones alérgicas.

Recomendaciones

La consulta precoz, el diagnóstico específico y un tratamiento adecuado a la enfermedad alérgica son los pilares para abordar la patología.

Acerca del autor

Dra. Anahí Yáñez
M.N. 81656
Especialista en Alergia e Inmunología Clínica
Maestría en Investigación Clínica Farmacológica
Compartir esto:

Puede utilizar las siguientes etiquetas para localizar artículos similares

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpgSi desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios