Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Menú
El objetivo de la atención integral del asma es controlar la enfermedad. La definición del control del asma se basa en los síntomas, la función pulmonar, los trastornos del sueño, las limitaciones de las actividades diarias, el uso de medicación de rescate y la evaluación general de los pacientes y médicos.

Carta al paciente

Carta para mejorar la atención médica a pacientes con asma grave

Abstracto

El asma grave es un subtipo de asma que es difícil de tratar y de controlar. Según estimaciones mínimas, del 5 al 10% de los pacientes con asma del mundo sufren de asma grave. El asma grave perjudica la calidad de vida de los pacientes, que sufren de crisis asmáticas potencialmente mortales. Asimismo, el asma grave supone la mayor parte de los gastos de atención médica relacionados con el asma.

En las pautas, se recomienda que los pacientes con asma grave sean derivados a un equipo especialista en enfermedades respiratorias para un correcto diagnóstico y tratamiento a manos de expertos. Esto es particularmente importante para garantizar que los pacientes tengan acceso a nuevos tratamientos biológicos. Sin embargo, muchos pacientes con asma grave pueden sufrir de muchas crisis asmáticas y esperar varios años antes de ser derivados a especialistas.

Como defensores internacionales de los derechos de los pacientes, sostenemos que es fundamental crear conciencia y entendimiento para los pacientes, cuidadores, profesionales de la salud y el público en general sobre el importante impacto del asma grave, y crear oportunidades para mejorar el cuidado de los pacientes.

Es necesario que los pacientes tengan la posibilidad de vivir una una vida libre de los síntomas y de los efectos adversos de los medicamentos tradicionales (por ejemplo, los corticoesteroides orales), que reduzcan las internaciones y la atención de emergencia, que pierdan menos días escolares y laborales, y que dejen de tener restricciones en su día a día.

En este documento, compartimos nuestra Carta sobre pacientes con asma grave que consta de seis principios rectores para movilizar a los gobiernos nacionales, a los proveedores de salud, a los legisladores, a los asociados de la industria de la salud pulmonar y a los pacientes/cuidadores a abordar el tema de las necesidades insatisfechas y de la carga que provoca el asma grave, y para trabajar en conjunto para generar mejoras trascendentes en la atención médica.

Introducción

Actualmente, se estima que, en todo el mundo, unas 334 millones de personas viven con asma. Los pacientes con asma experimentan síntomas respiratorios, tales como sibilancia, disnea, opresión torácica, tos y obstrucción de las vías respiratorias, que pueden variar con el tiempo.

Generalmente, se suele considerar al asma como una enfermedad controlable, pero en realidad el asma es un problema de salud pública importante en todos los países, sin importar el nivel de su desarrollo. El asma es diferente en cada paciente en cuanto a sus mecanismos subyacentes, el tipo y la intensidad de los síntomas, y la respuesta al tratamiento.

Algunos subtipos, como el asma grave, no responden completamente a los tratamientos establecidos. En 2010, se informaron 345.000 muertes relacionadas con el asma.

Tasas de mortalidad del asma normalizada por edad 2001-2010
Tasas de mortalidad del asma normalizada por edad 2001-2010
Cantidad promedio de muertes y población media por cada grupo de 5 años durante el período 2001-2010, con toda la información disponible de cada país (la cantidad de años disponibles de este
período varío de 1 a 10). Figura reproducida con el permiso de la Global Asthma Network (Red Mundial de Asma) obtenida de Global Asthma Network. The Global Asthma Report 2014

Una gran cantidad de estas muertes asociadas al asma podrían haber sido potencialmente evitadas con mejoras en la atención integral a los pacientes, una implementación de las recomendaciones existentes más completa y un aumento del acceso a tratamientos de especialistas.

El asma grave es difícil de controlar y afecta del 5 al 10% de los pacientes con asma. Y es posible que estas sean estimaciones mínimas. Para muchos pacientes con asma grave, los síntomas no mejoran con el tratamiento estándar (corticoesteroides inhaladas), incluso cuando se toman correctamente los medicamentos y se han descartado otras causas posibles de los síntomas. Por tanto, los tratamientos tradicionales son menos efectivos para estos pacientes o deben tomar dosis extremadamente altas, lo que los expone a efectos adversos graves.

Los pacientes con asma grave también sufren de crisis asmáticas potencialmente mortales más frecuentes, que pueden tener un efecto devastador en la vida de las personas. Las dificultades respiratorias pueden ser problemas diarios que eclipsan las actividades del enfermo y pueden provocar internaciones, terapia intensiva o incluso la muerte.

Además de la carga que sufre el paciente con asma grave, la enfermedad también tiene un impacto en los sistemas de salud y en la sociedad. La relativamente pequeña cantidad de pacientes con asma grave supone un porcentaje altísimo del costo de salud; en algunos países, se estima que es hasta el 50% de todos los costos relacionados con el asma.

En otros sistemas de salud, el tratamiento requerido para los pacientes con asma grave puede ser hasta cinco veces más costoso que el requerido para el asma leve (USD 1579 vs. USD 298 en los Estados Unidos, respectivamente).

Las pautas establecidas por la American Thoracic Society (ATS, Asociación Estadounidense de Tórax) y la European Respiratory Society (ERS, Sociedad Respiratoria Europea) en 2014 están reconocidas como la mejor orientación clínica para el diagnóstico y tratamiento del asma grave. Sin embargo, el entendimiento de la biología y las necesidades de los pacientes con asma grave está evolucionando rápidamente, y aparecen nuevos tratamientos (por ejemplo, biológicos).

El enfoque del tratamiento debe reflejar estos cambios y la cantidad creciente de opciones de tratamiento disponibles. En respuesta a estos cambios, nosotros, los representantes de la comunidad académica de tratamientos, los grupos de apoyo a los pacientes y las organizaciones profesionales, desarrollamos una Carta para mejorar la atención médica a pacientes con asma grave con seis principios rectores (consultar Cuadro 1 del Apéndice).

El objetivo de estos principios es definir qué deben esperar los pacientes para el tratamiento de su asma grave y cuáles son los elementos que constituyen un cuidado básico, en sintonía con los últimos avances médicos y el entendimiento de las mejores prácticas de los cuidados de salud de pacientes con asma grave.

Principio 1

Merezco una derivación oportuna y directa cuando mi asma grave no se puede tratar en la atención primaria

Las pautas de atención de reconocimiento internacional para la atención integral del asma afirman que el asma grave es una enfermedad compleja que requiere análisis experto para confirmar el diagnóstico y el tratamiento adecuado. Sin embargo, las personas con asma grave suelen experimentar varias crisis asmáticas (también llamadas «reagudización») y hospitalizaciones en salas de emergencia antes de ser derivadas para tratamiento especializado.

Algunos pacientes pasan hasta 7 años experimentando con diferentes tratamientos para su asma grave y sufriendo efectos adversos del tratamiento que debilitan su salud, antes de ser derivados para tratamiento respiratorio especializado. A partir de entrevistas semiestructuradas en profundidad con una pequeña muestra de pacientes hechas en Holanda, se identificaron cuatro etapas del camino de los pacientes diagnosticados con asma grave: «buscar una solución», «reconocer la enfermedad y mantener la esperanza», «darse por vencido» y «aceptar la enfermedad».

Perspectiva de los pacientes de asma grave
Perspectiva de los pacientes de asma grave: cuatro etapas del camino del paciente. Resultados basados en entrevistas semiestructuradas en profundidad con pacientes (y sus familiares) en sus casas con una duración de alrededor de 2 horas. Todos los pacientes habían sido diagnosticados con asma grave por un neumólogo (seis
pacientes se les había diagnosticado enfermedades alérgicas graves). Ningún paciente había sido diagnosticado con comorbilidad con síntomas similares al asma. aTratamiento en Heideheuvel/Davos. Reproducida con el permiso de Beautiful Lives, Hilversum, Holanda

Durante este largo camino, el asma grave domina la vida diaria de los pacientes y hace que sea difícil que vivan la vida que imaginaron. Acortar los tiempos de esta enfermedad para el paciente con asma grave es clave para mejorar su calidad de vida relacionada con la salud.

Sin embargo, es evidente que muchos profesionales de la salud no reconocen el asma grave como un tipo específico de asma. Posiblemente, suponen que las personas con síntomas no controlados regularmente tienen asma leve o moderada provocada por falta de cumplimiento del paciente.

Los pacientes que son atendidos por sus médicos clínicos por un asma difícil de controlar deberían recibir una evaluación adecuada con una metodología estructurada, como el enfoque «SIMPLES», antes de que se considere que pueden tener asma grave y sean derivados a una clínica especializada en asma. El enfoque «SIMPLES», junto con el trabajo conjunto entre el médico clínico y el especialista, puede evitar una escalada inadecuada del tratamiento, agilizar la evaluación y atención médica integral, y optimizar las derivaciones de los pacientes.

Los pacientes y los profesionales de la salud también deben tener acceso a criterios simples y estandarizados para identificar el asma grave basados en las mejores prácticas, tales como las pautas establecidas por la ATS o la ERS, y la Global Initiative for Asthma (GINA, Iniciativa Mundial para la lucha contra el Asma). En general, los pacientes que experimentan algunos de estos síntomas deben ser derivados a expertos en salud respiratoria: uso de corticoesteroides orales > 3 meses, más de dos tratamientos con corticoesteroides orales en los últimos 12 meses, internación por asma en los últimos 12 meses o problemas pulmonares a pesar de contar con un tratamiento optimizado.

La educación en las comunidades de centros de salud y de pacientes sobre estos criterios de derivación facilitarían la rápida derivación, y los sistemas que ya están funcionando en muchas autoridades de salud podrían utilizarse para automatizar el proceso. Según los estudios, los pacientes bajo tratamiento de especialistas en asma han reducido el riesgo a ser internados por un ataque de asma, en comparación con los que son tratados por un médico no especialista.

Principio 2

Merezco un diagnóstico oportuno y formal, a manos de un equipo de expertos, acerca de mi asma, grave

Un diagnóstico preciso es la base para un tratamiento efectivo del asma. El primer diagnóstico del asma suele darse en la atención primaria, basado en estudios objetivos durante un período concreto. Sin embargo, para un diagnóstico del asma grave se requiere de una evaluación más compleja seguida de una derivación a un especialista en enfermedades respiratorias. Uno de los motivos por los que el diagnóstico del asma grave es tan complejo es la falta de una definición clara y consistente de qué es el asma grave.

Históricamente, se ha definido al asma grave por el grado de los síntomas, pero las pautas más actuales consideran también al tratamiento requerido para controlarlo. Según las pautas internacionales, el asma es grave si, a pesar de eliminar factores modificables (por ejemplo, técnicas de inhalación/cumplimiento pobres, exposición ambiental persistente a desencadenantes de la enfermedad), se requiere una dosis alta de corticoesteroides inhalados más un segundo controlador con o sin corticoesteroides orales para evitar que el asma se transforme en no controlada o que no pueda ser controlada a pesar del tratamiento.

Se recomienda que un equipo multidisciplinario de expertos con acceso a los recursos adecuados complemente el diagnóstico de asma grave. Sin embargo, antes de la derivación, los pacientes que presentan asma no controlada en la atención primaria deben primero ser evaluados para asegurarse de que sus síntomas no sigan no controlados a causa de factores diferentes a los de esta grave enfermedad. Primero debe determinarse si los pacientes están tomando correctamente los medicamentos recetados, con una buena técnica de inhalación.

También se debe investigar la presencia de comorbilidad no controlada que pueda reducir la efectividad de los medicamentos para el asma (por ejemplo, sinusitis crónica, obesidad, reflujo gastroesofágico). Las medidas para mejorar la precisión del diagnóstico de los pacientes con asma leve y moderada y síntomas persistentes provocados por un mal cumplimiento del tratamiento o desencadenantes que no sean del asma también pueden ayudar a que se derive al tratamiento especializado solo cuando corresponda.

En otras enfermedades, tales como la artritis reumatoide, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, existen caminos de derivación claros y tiempos de espera establecidos para garantizar un diagnóstico rápido. Contar con caminos de derivación claros y tiempos de espera establecidos para pacientes con asma puede ayudarlos a recibir un diagnóstico preciso y temprano, y un tratamiento adecuado.

Principio 3

Merezco contar con apoyo para entender cuál es mi tipo de asma grave

Aunque el asma grave es complejo, el conocimiento científico de la enfermedad avanza rápidamente. La existencia de subtipos de la enfermedad y la complejidad de las causas del asma grave, incluida la genética, las alergias y los factores ambientales, contribuyen a la necesidad de contar con un tratamiento especializado.

Los diferentes subtipos de la enfermedad (conocidos como fenotipos y endotipos) fueron caracterizados según los mecanismos subyacentes de la enfermedad en los pacientes, los desencadenantes y las respuestas al tratamiento.

Resumen de los subtipos de asma reconocidos (endotipos y fenotipos) según las características de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y los mecanismos de la enfermedad
DescripciónMarcadores asociados con la enfermedadComienzo de la enfermedadCaracterísticas clínicas
Asma alérgicaIgE en sangreTemprana/niñezLa tendencia genética a las alergias está asociada con todos los tipos de asma, pero aumenta la prevalencia en los casos en los que inicia a temprana edad
Asma eosinofílicaEosinófilos (IL-5)Tardía/adultezEl conteo de eosinófilos en la sangre/esputo es un biomarcador predictivo del aumento de gravedad de las crisis asmáticas
Atacar los eosinófilos puede mejorar el control del asma
Enfermedad respiratoria agravada por las aspirinasEosinófilos, también IgETardía/adultezGeneralmente grave y con sinusitis y poliposis nasal
Presente como una alergia a las aspirinas
Puede ser genética
Asma neutrofílicaNeutrófilos (IL-8)
Tardía/adultez
Los neutrófilos en las vías respiratorias están asociados con una función pulmonar reducida y paredes de las vías respiratorias más gruesas
Generalmente experimentada por pacientes tratados con corticoesteroides, con opciones de atención médica integral limitadas
Asma asociada a la obesidad Falta de biomarcadoresTardía/adultezRespuesta pobre al tratamiento con corticoesteroides
Con pérdida de peso se podrían mejorar los síntomas
Asma inducida por el ejercicioCitocinas, leucotrienosTempranaIntermitente con ejercicios físicos extenuantes
Más común en atletas con tendencia genética a las alergias

También se identificaron algunos marcadores biológicos (sustancias que pueden identificar algunos procesos de la enfermedad) que pueden caracterizar con precisión las causas subyacentes de la enfermedad de un paciente y cómo se la debe tratar. Por tanto, el tratamiento del asma, y en particular del asma grave, ha cambiado de un tratamiento establecido de prueba y error, y por etapas, a un enfoque más personalizado. Esto va en consonancia con los tratamientos personalizados que se utilizan en otras enfermedades.

Los pacientes con cáncer, por ejemplo, cada vez más reciben tratamientos con terapias que apuntan a las características de sus células cancerígenas, en contraposición con la quimioterapia tradicional que utiliza fármacos que son tóxicos para muchas células, no solo para las cancerígenas.

La Carta Europea de los Derechos de los Pacientes dice: «Todas las personas tienen derecho a elegir libremente los diferentes procedimientos de los tratamientos y los proveedores de salud sobre la base de información adecuada». Los pacientes deben recibir información relevante de sus profesionales de la salud de forma simple y clara para entender mejor las opciones de tratamiento disponibles y las consecuencias de los diferentes enfoques. Esta disposición representa la necesidad insatisfecha principal de los pacientes con asma grave.

Principio 4

Merezco un tratamiento que reduzca el impacto del asma grave en mi visa diaria y mejore la calidad integral del cuidado que recibo

El asma grave difiere del asma leve y del asma moderada, en parte, porque la experiencia del paciente es mucho peor. Los síntomas pueden afectar las relaciones, las carreras, la paternidad/maternidad y las vidas sociales, y en ocasiones la capacidad de los pacientes de llevar adelante las tareas diarias más básicas. Los pacientes con asma grave también sufren de crisis asmáticas potencialmente mortales con mayor frecuencia, que pueden terminar en internaciones o incluso en la muerte. Además, los efectos adversos asociados con los tratamientos para tratar y prevenir dichas crisis asmáticas (incluidos los corticoesteroides orales, de los cuales los pacientes pueden volverse dependientes) también pueden representar una carga para las personas con asma grave.

El objetivo de la atención integral del asma es controlar la enfermedad. La definición del control del asma se basa en los síntomas, la función pulmonar, los trastornos del sueño, las limitaciones de las actividades diarias, el uso de medicación de rescate y la evaluación general de los pacientes y médicos. La evaluación del control del asma se usa para informar los cambios realizados en el plan de atención integral del asma del paciente y para la rápida derivación a un especialista, para obtener el diagnóstico de asma grave. Los beneficios de un buen control del asma pueden ser la reducción del uso de recursos del sistema de salud, menos días escolares/laborales perdidos y un riesgo menor de sufrir crisis asmáticas.

Según un estudio internacional sobre médicos no especialistas que tratan pacientes con asma, solo el 10% de ellos utilizó cuestionarios para pacientes validados para determinar si el asma del paciente estaba controlado, y solo el 37% de los pacientes contaba con un plan de control de su asma por escrito. Se ha informado que muchos pacientes con asma grave subestiman la gravedad de su enfermedad y sobrestiman cuán bien la tienen controlada. Asimismo, el 70% de los pacientes se han acostumbrado a cambiar sus actividades diarias para adaptarse al asma grave.

Las pautas de la GINA definen los objetivos para el tratamiento del asma y los resultados de salud esperados. Sin embargo, según un estudio europeo, un porcentaje bajo de pacientes con asma grave está alcanzando dichos objetivos; además, el informe resalta la necesidad insatisfecha de lograr un tratamiento mejorado y atención médica integral para pacientes con asma grave.

Porcentaje de pacientes con asma grave que logran los objetivos de tratamiento internacionales
Porcentaje de pacientes con asma grave que logran los objetivos de tratamiento internacionales. Figura reproducida con el permiso de la European Federation of Allergy and Airways Diseases Patients Association (EFA, Federación Europea de Asociaciones de Pacientes con Alergia y Enfermedades Respiratorias) obtenida de la European Federation of Allergy and Airways Diseases Patients
Association (EFA). A European patient perspective on severe asthma: Fighting for breath (Una perspectiva europea sobre los pacientes con asma grave: Luchando por respirar 2012)

Existe la necesidad de educar a los pacientes que viven con asma grave para que puedan reconocer los síntomas persistentes y sepan que deben buscar tratamiento por parte de especialistas para lograr una mejor calidad de vida relacionada con su salud. La educación frecuente de los pacientes en las técnicas correctas de inhalación también es importante para garantizar el efecto óptimo de los medicamentos recetados actualmente.

La toma de decisiones debe ser compartida entre los pacientes y sus médicos para garantizar que el cuidado se enfoque en limitar el impacto de los síntomas y los efectos adversos del tratamiento en la salud física, mental y emocional. Todas las personas son diferentes, por eso el cuidado debe ser personalizado para abordar los temas más importantes para cada individuo.

Principio 5

Merezco no tener que depender de los corticoesteroides orales

Comparados con los pacientes con asma leve controlada, los pacientes con asma grave también experimentan efectos adversos de los tratamientos que se utilizan para controlar las crisis asmáticas (por ejemplo, corticoesteroides orales). Si dichos tratamientos se extienden en el tiempo, los efectos adversos pueden ser aumento de peso, diabetes, osteoporosis, glaucoma, ansiedad, enfermedades cardiovasculares e inmunidad deficiente. Estos efectos pueden debilitar al paciente y provocar un fuerte impacto en las otras enfermedades que puedan tener y en la calidad de vida general relacionada con la salud. Los efectos adversos también tienen un impacto importante en el uso de servicios de salud adicionales. Asthma UK informa que los pacientes «detestan» estos tratamientos y que los fuertes efectos adversos son un motivo clave para que no cumplan con los medicamentos recetados, lo cual los pone en riesgo de sufrir crisis asmáticas en el futuro. Ahora que existen opciones de tratamiento específicas basadas en el aumento del entendimiento de la biología de la enfermedad subyacente, se busca cada vez más que el tratamiento para el asma grave se base cada vez menos en el uso a largo plazo de corticoesteroides orales para prevenir crisis asmáticas.

Principio 6

Merezco tener acceso a atención médica de una calidad consistente, sin importar dónde viva o dónde decida atenderme

El asma grave requiere de la opinión de un equipo de especialistas para confirmar el diagnóstico y determinar el mejor tratamiento y enfoque de atención integral para cada paciente. No obstante, las prácticas de atención integral y las experiencias de los pacientes en el cuidado de su asma muestran variaciones geográficas, y también hay inconsistencias en cada país sobre cómo se tratan a los pacientes.

Según un estudio realizado en siete países europeos, la atención integral y el control del asma están por debajo de los estándares de la GINA, con la mayoría de los adultos (de 49,5 a 73%) y muchos niños (de 38,4 a 70,6%) con solo una visita de control sobre su asma luego de haber experimentado una crisis asmática. Asimismo, en nuestra experiencia, increíblemente, pueden pasar de 10 a 20 años antes de que un paciente sea derivado a un especialista en enfermedades respiratorias.

A la hora de brindar servicios de salud para el asma grave, se deben considerar los nuevos modelos de cuidado para mejorar la eficiencia y garantizar que los pacientes tienen acceso a cuidado de calidad de forma consistente. El tratamiento de enfermedades como la diabetes o los accidentes cerebrovasculares fue transformado por el uso de redes y tecnología para ofrecer cuidados especializados eficientes, pero efectivos. Las personas con asma grave deben recibir un enfoque personalizado durante todo el camino de su tratamiento basado en sus necesidades individuales.

Debate

El asma grave provoca una carga importante en los sistemas de salud y en las vidas de los pacientes. A pesar de las pautas de tratamiento existentes, la atención integral de los pacientes con asma grave en la práctica suele no alcanzar los objetivos prestablecidos.

Por tanto, existe la necesidad urgente de evaluar los cuidados actuales provistos a los pacientes con asma y elevar las expectativas en relación con su diagnóstico y tratamiento. Las mejoras en la calidad del cuidado de los pacientes con asma están retrasadas en comparación con las alcanzadas para otras enfermedades. Por ejemplo, un paciente que sufrió un paro cardíaco no sería dado de alta de un hospital luego de controlar el paro sin un plan de control y un tratamiento para evitar futuros paros.

No obstante, esta es la realidad de muchos pacientes internados por crisis asmáticas, aunque es muy probable que dichos pacientes experimenten otra crisis que, potencialmente, podría ser mortal.
Durante los últimos 20 años, la incorporación de componentes biológicos en los tratamientos de la artritis reumatoide, junto con una mejora del cuidado con un equipo multidisciplinario, transformaron la experiencia de los pacientes con esta enfermedad.

El diagnóstico temprano y el tratamiento efectivo dieron como resultado una reducción en la cantidad de cirugías e internaciones requeridas para la atención integral de las enfermedades reumáticas. Y ya no se abusa de la terapia con esteroides. La misma revolución se está dando en el tratamiento de pacientes con asma grave, con nuevos tratamientos biológicos disponibles que han demostrado la efectividad en la reducción de futuras crisis asmáticas para pacientes con subtipos definidos de asma grave. Sin embargo, garantizar que se identifiquen a los pacientes con asma grave que puedan, potencialmente, beneficiarse de estos tratamientos nuevos y ser atendidos por especialistas es fundamental para alcanzar dichas mejoras.

El diagnóstico temprano es particularmente importante para que sea más fácil que se les indiquen los nuevos tratamientos biológicos o para permitirles a los pacientes que sean admitidos en estudios clínicos de otras terapias novedosas.

Para implementar estos principios, recomendamos lo siguiente. Los pacientes con asma deben solicitar planes de tratamiento por escrito a sus médicos, con objetivos específicos detallados, como parte obligatoria del cuidado que reciben. También deben solicitarles a los médicos y a los farmacéuticos que les brinden o pongan a disposición capacitaciones sobre técnicas de uso de inhaladores antes de recetarles los nuevos medicamentos. Este control doble puede evitar errores. Además, las organizaciones de defensa de pacientes deben reforzar la necesidad de contar con planes de acción por escrito y controles frecuentes de técnicas de uso de inhaladores.

Muchas organizaciones de defensa de pacientes tienen programas que detallan qué se debería incluir en los planes de acción escritos y por qué son útiles, y suelen ofrecer grabaciones de capacitaciones sobre las técnicas correctas de uso de inhaladores. Los representantes de organizaciones de defensa de pacientes deben conversar con los participantes mientras muestran las técnicas de uso de inhaladores y verificar los planes de acción escritos para corroborar que los entiendan correctamente.
Los principios que establecimos en la Carta para mejorar la atención médica a pacientes con asma grave expresan los elementos clave del cuidado de calidad que merecen todos los pacientes con asma grave. Están basados en los entendimientos más recientes de la enfermedad y de cómo debería estructurarse el cuidado.

Estos principios deberían tomarse como referencia en la prestación de servicios de salud actual. Instamos a los legisladores, a los responsables de brindar cuidados de salud para pacientes de asma grave y a los defensores de una mejor atención a que usen los principios y el plan de acción que delineamos para lograr consensos sobre el lugar que debería ocupar el asma en sus centros de salud, a que pongan a los pacientes con asma en el centro de los cuidados, a que identifiquen los problemas actuales y los puntos que se pueden mejorar, y a que tomen medidas para mejorar la calidad del cuidado y el futuro de las personas con asma grave con el objetivo de fomentar una vida con la menor cantidad posible de síntomas.

Agradecimientos

AstraZeneca dio origen a la Carta con el objetivo de generar un debate sobre cómo debe ser la atención médica en el caso del asma grave. Los principios de la Carta se debatieron y pulieron durante un encuentro llevado a cabo el 8 de septiembre de 2017 en Milán, Italia, organizado y financiado por AstraZeneca. Doce académicos, organizaciones de defensa de pacientes y grupos de expertos conversaron sobre el valor de crear una Carta que sea un posible punto de partida para debatir acerca de las mejoras a la atención médica de pacientes con asma grave.

Financiación

AstraZeneca financió este estudio, los costos de procesamiento de este artículo y los costos de brindar acceso libre a este.

Autoría

Todos los autores cumplen con los criterios establecidos por el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE) para la autoría de este artículo, se hacen responsables de la totalidad del trabajo y otorgaron su aprobación para que esta versión se publique. Los autores agradecen a Ümit Kaynak y Nella van Rhijn-van Gemert de Beautiful Lives, una empresa de investigación de la percepción humana de Hilversum, Holanda, por brindar los resultados de la muestra del camino de pacientes con asma grave que se describe en el presente y se ilustra en la Fig. 2. La financiación fue provista por AstraZeneca, Holanda.

Redacción médica y/o asistencia editorial. La asistencia para la escritura y edición del presente, incluida la preparación de un borrador bajo la dirección y guía de los autores, con comentarios de los autores y presentación del documento, fue provista por la Dra. Debra Scates, de JK Associates, Inc., y Michael A. Nissen, ELS, de AstraZeneca. El apoyo y los gastos relacionados con la publicación de este artículo estuvieron a cargo de AstraZeneca.

Información sobre los autores

Andrew Menzies-Gow tiene acuerdos de asesoría con AstraZeneca y Vectura; fue miembro del comité asesor de AstraZeneca, Boehringer Ingelheim, GSK, Novartis y Teva; fue orador pago de AstraZeneca, Boehringer Ingelheim, Novartis, Teva, y Vectura; recibió financiación clínica por parte de AstraZeneca; participó de investigaciones que recibieron remuneración por parte de Boehringer Ingelheim, GlaxoSmithKline y Hoffman La Roche; y asistió a conferencias internacionales patrocinadas por AstraZeneca y Boehringer.

Acceso libre

El presente artículo se distribuye bajo los términos de la licencia de Creative Commons de Atribución-NoComercial 4.0 Internacional (CC BY 4.0), que permite el uso, distribución y reproducción no comercial en cualquier medio de este artículo, siempre que se acredite adecuadamente a los autores originales y a la fuente, se incluya un enlace a la licencia de Creative Commons y se indique si se realizaron cambios.

Compartir esto:

Puede utilizar las siguientes etiquetas para localizar artículos similares

Últimos artículos publicados

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpgSi desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios