Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Menú

El rol de la vacuna antigripal en las enfermedades alérgicas

Los sistemas de salud, pueden verse desbordados durante los periodos de máxima actividad de la enfermedad, por eso es importante para su prevención, la colocación de la vacuna antigripal
Vacuna antigripal

Las epidemias por gripe estacional, pueden causar gran ausentismo laboral, escolar y pérdidas de productividad.

Los sistemas de salud, pueden verse desbordados durante los periodos de máxima actividad de la enfermedad, por eso es importante para su prevención, la colocación de la vacuna antigripal.

Debe realizarse antes de que empiece la temporada y de forma anual, puesto que la vacuna antigripal, varía cada año según las recomendaciones que realiza la OMS.

Esto es así, porque las vacunas no son efectivas de inmediato, sino que el sistema inmunitario tarda unas 4 semanas en generar los anticuerpos protectores.

Los estudios demuestran que las vacunas antigripales tienen un buen perfil de seguridad y eficacia. Aunque pueden presentar algunos efectos secundarios, el balance beneficio-riesgo es ampliamente favorable para su administración.

¿Qué es la gripe?

La gripe estacional es una infección vírica aguda. Hay cuatro tipos de virus de la gripe estacional: A, B, C y D. Los causantes de las epidemias estacionales son los virus gripales de tipo A, que se clasifican en subtipos; los más frecuentes son A (H1N1) y el A (H3N2).

También subtipos de los virus de tipo By los C, D son menos frecuentes.

Signos y síntomas de la gripe

La gripe estacional se caracteriza por el inicio súbito de fiebre, tos, dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal. La tos puede ser intensa y durar 2 semanas o más. La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana, sin necesidad de atención médica.

No obstante, en personas con alto riesgo la gripe puede ser una enfermedad grave, e incluso mortal.

Epidemiología

El rol de la vacuna antigripal en las enfermedades alérgicas
El rol de la vacuna antigripal en las enfermedades alérgicas

Los niños son los principales diseminadores de la gripe. El hecho de que puedan padecer una infección leve, por tanto mantener un contacto estrecho con familiares y otros niños, son factores que contribuyen a diseminar la infección, ya que al toser o estornudar, dispersan en el aire, a distancias de hasta 1 metro, micro gotas cargadas de virus, infectando así a las personas cercanas que las inspiran y transmitirse también por las manos contaminadas.

Para prevenir la transmisión hay que lavarse las manos frecuentemente y cubrirse la boca y la nariz, con el pliegue del codo o un pañuelo al toser.

El periodo de incubación (tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad) es de unos 2 días, pero oscila entre 1 y 4 días.

Que sucede en las enfermedades alérgicas

La alergia respiratoria comprende una serie de cuadros clínicos que aparecen como respuesta exacerbada del individuo a sustancias presentes en el aire respirado (aeroalérgenos), con sintomatología dependiente de la inflamación de las vías respiratorias (altas o bajas), y con posible afectación de otras mucosas como la conjuntiva ocular, la rinitis (con o sin conjuntivitis asociada) alérgica y el asma extrínseca.

Vacuna antigripal
Vacuna antigripal

Las infecciones virales como la gripe pueden producir exacerbaciones y complicaciones, a las personas que padecen enfermedades pulmonares crónicas como el asma bronquial. Por ese motivo, la recomendación de los expertos es la vacunación contra la gripe para evitar o reducir ese riesgo.

Los que conviven en el hogar con personas del grupo de alto riesgo, también deberían vacunarse, para evitar la posibilidad de transmitir la enfermedad a sus convivientes. Esto representa un beneficio evidente.

Los niños con dermatitis atópica y alergia alimentaria no tienen una recomendación específica, así como los niños alérgicos al huevo, que presentan asma, incluso también deben recibir la vacuna antigripal.

Por otro lado, los pacientes con rinitis o rinoconjuntivis crónica a diferencia de los casos anteriores, puede sufrir un aumento de los síntomas ante el virus de la gripe, pero si no hay asma o hiperreactividad bronquial asociada ,no se considera necesaria la vacunación preventiva.

Por lo tanto, si le han diagnosticado asma bronquial (o hiperreactividad bronquial), está incluido en uno de los grupos de riesgo para quienes está indicada la vacuna frente a la gripe; y esa indicación es también extensiva a sus convivientes.

 

Acerca del autor

Dra. Élida Soledad Chaparro
M.N. 142.835
M.P. 10.971 Entre Ríos
M.P. 16885 Santa Fe
Especialista en Alergia e Inmunología
Compartir esto:

Últimos artículos publicados

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpgSi desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios