Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Dermatitis atópica – viejos conceptos y nuevos tratamientos

Dermatitis atópica
La Dermatitis Atópica (DA) o Eccema Atópico (EA) es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que tiene períodos de empeoramiento y mejoría espontáneas y que puede aparecer en cualquier etapa de la vida

Dermatitis atópica: viejos conceptos

La Dermatitis Atópica (DA) o Eccema Atópico (EA) es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que tiene períodos de empeoramiento y mejoría espontáneas y que puede aparecer en cualquier etapa de la vida, aunque es más frecuente su aparición en la niñez (el 95% de los casos se inician antes de los 5 años). En nuestro país, el 13,8 % de los niños de 6-7 años y el 10 % de los adolescentes de 13-14 años la padecen. No es contagiosa y si bien su causa no está perfectamente aclarada, existe una combinación de factores: genéticos, medio ambiente que lo favorece, alteraciones del sistema inmune y del microbioma (bacterias que viven allí). El 80% de los enfermos tienen sensibilización alérgica (alimentos, ácaros, hongos, etc) por eso es habitual que se asocie a rinitis alérgica o asma bronquial.

Los síntomas más frecuentes son:

  • picazón marcada
  • sequedad de la piel
  • enrojecimiento (inflamación) y tendencia a la formación de costras
  • lesiones por el rascado

Los sitios más frecuentemente afectados son cara, detrás de las orejas, cuello, codos, rodillas y sus pliegues, manos y pies. El diagnóstico es fundamentalmente clínico, aunque el laboratorio o las pruebas de alergia (prick test), si bien no son obligatorias, pueden ayudar a determinar la causa.

Dermatitis atópica
La dermatitis atópica tiene períodos de empeoramiento y mejoría espontáneas y que puede aparecer en cualquier etapa de la vida

La dermatitis atópica produce, sobre todo en los casos severos un marcado impacto en la calidad de vida, en el sueño y en el aspecto psicológico.

Los tratamientos tienden a reducir el prurito, a disminuir la inflamación (a través de bloqueadores químicos que actúan en distintos niveles de la reacción inflamatoria), a reparar la función de barrera y a la hidratación de la piel. La educación del paciente y de su familia es fundamental.

Se recomienda evitar los factores irritantes (uso de jabones potentes, tejidos de lana o sintéticos, perfumes y productos para la ropa, evitar la sudoración y el exceso de abrigo, etc…). Se aconsejan baños cortos (no más de 10 minutos) con agua templada y jabones cremosos neutros o ácidos, sin perfume; luego secarse sin frotar la piel y colocar crema emoliente o vaselina en todo el cuerpo, inmediatamente luego del baño.

El uso de corticoides tópicos (locales), de variada potencia, se recomienda en la noche, en muy escasa cantidad y durante no más de una semana. El Tacrolimus y el Pimecrolimus actúan frenando la inflamación y no tienen el inconveniente del uso prolongado como sucede con los corticoides. Se pueden usar en mayores de dos años.

Existen medicamentos inmunomoduladores (por vía oral o inyectables) que frenan la reacción inflamatoria y se indican en casos moderados o severos con mala respuesta a los tratamientos locales o con corticoides ( metotrexato, azatioprina, ciclosporina). Tienen efectos colaterales de cierta importancia, por lo que se debe evaluar los beneficios versus los riesgos.

La fototerapia con rayos ultravioleta en niños mayores y adultos es eficaz pero no está disponible fácilmente.

Dermatitis atópica: nuevos tratamientos

En los últimos años han aparecido nuevas drogas tanto de uso local como inyectables.

Algunas de ellas son:

  • Crisaborol (Dermocal ungüento 2%): se puede aplicar dos veces por día, en mayores de dos años, y desde marzo de 2020 ha sido aprobado por la FDA ( EEUU) a partir de los 3 meses de vida. Tiene una alta eficacia y buena seguridad para tratamientos prolongados en las formas leves a moderadas.
  • Tratamientos biológicos: Al descubrirse recientemente los mecanismos químicos que se producen en la piel como parte de la dermatitis atópica, se comenzaron a elaborar drogas que bloquean algunas moléculas (Interleucinas) y que se llaman genéricamente medicamentos biológicos.
  • Dupilumab (Dupixent): es un medicamento biológico que bloquea las interleucinas 4 y 13, que intervienen en el origen de la inflamación que ocurre en la piel. Fue aprobado para el tratamiento de la DA moderada a severa en mayores de 12 años y se administra en forma subcutánea cada dos semanas. Reduce significativamente el prurito y la inflamación de la piel, mejorando la calidad de vida. Tiene buen perfil de seguridad, aunque su costo es elevado.
  • Probióticos: el uso del probiótico Lactobacillus rhamnosus GG (LGG) en el final del embarazo y los primeros meses del niño podría reducir el riesgo de DA, aunque su eficacia necesita ser demostrada en mayor cantidad de pacientes, por lo que no se recomienda el uso rutinario.

El mismo nivel de pobre evidencia tienen el uso de vitaminas (sobre todo vitamina D), leches con hidrolizado parcial de sus proteínas etc.

El descubrimiento de nuevas moléculas y medicamentos biológicos, que están en desarrollo seguramente permitirá en los próximos años ampliar el abanico de posibilidades terapéuticas que permitan un mejor control de los síntomas y de la calidad de vida de los pacientes con dermatitis atópica.

Bibliografía consultada:

  • Badellino, H. (2013). Tesis Doctoral: “Prevalencia de asma, rinoconjuntivitis alérgica y eccema en niños y adolescentes: comparación de la población urbana de San Francisco, Córdoba, y la zona rural circundante”. Universidad Católica de Córdoba.
  • Boggio, P., Abad, M.E., Larralde, M. (2018). Dermatitis atópica. Separata;25(5):1-45.
  • Chu, C. (2020). Treatments for childhood atopic dermatitis: an update on emerging therapies. Clinical Reviews in Allergy and Immunology. https://doi.org/10.1007/s12016-020-08799-1
  • Puar, N., Chovatiya, R., Paller, AS. (2020). New Treatments in Atopic Dermatitis. Annals of Allergy, Asthma and Immunology.
  • DOI: https://doi.org/10.1016/j.anai.2020.08.016
  • Urrutia-Pereira, M., Solé, D., Rosario, N. A., Neto, H., Acosta, V., Almendarez, C. F., Avalos, M. M., Badellino, H., Berroa, F., Álvarez-Castelló, M., Castillo, A. J., Castro-Almarales, R. L., De la Cruz, M. M., Cepeda, A. M., Fernandez, C., González-León, M., Lozano-Saenz, J., Sanchez-Silot, C., Sisul-Alvariza, J. C., Valentin-Rostan, M., … Sarni, R. (2017). Sleep-related disorders in Latin-American children with atopic dermatitis: A case control study. Allergologia et immunopathologia, 45(3), 276–282. https://doi.org/10.1016/j.aller.2016.08.014

 

Reconocimiento

La imagen aparece por cortesía de Wikipedia bajo una licencia Creative Commons – CC BY-SA 3.0

Compartir esto:

Últimos artículos publicados

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpgSi desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios