Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Alergia a la amoxicilina

La penicilina es un antibiótico descubierto por Alexander Fleming en 1928 y marcó un hito en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Los primeros reportes de reacciones alérgicas aparecieron recién en los años 40.

Sólo un 10% de los pacientes que dicen ser alérgicos a los derivados de la penicilina realmente no lo son.

Existe una serie de antibióticos derivados de la penicilina que se denominan betalactámicos por tener una fórmula química similar a la penicilina entre ellos tenemos:

  • la amoxicilina
  • el ácido clavulánico
  • la ampicilina
  • las cefalosporinas

Por nombrar sólo los de uso más frecuente, este grupo de antibióticos son los medicamentos que con mayor frecuencia producen reacciones alérgicas.

¿Cuáles son las manifestaciones de alergia a la amoxicilina?

La amoxicilina puede provocar reacciones inmediatas: que aparecen antes de una hora y hasta 6 hs de la ingesta del fármaco y se manifiestan como:

  • urticaria
  • edema facial
  • picazón de palmas y plantas
  • enrojecimiento de la piel
  • dificultad respiratoria, sea por edema laríngeo con ronquidos intensos
  • broncoespasmo, con sibilancias audibles
  • anafilaxia o shock anafiláctico (reacción severa que puede poner en riesgo la vida)

Reacciones inmediatas

Reacciones tardías

Y reacciones tardías: que pueden aparecer luego de 24- 48 has de la ingesta y aún más. Ellas son: urticaria no inmediata, exantema maculopapular, eritema fijo y lesiones cutáneas  más severas con ampollas y descamación que abarcan gran parte del tegumento.

La amoxicilina y ampicilina se asocian con exantema maculopapular hasta en 5-10% de los pacientes en presencia de infecciones virales, especialmente en niños. Estos niños quedan etiquetados como alérgicos a la amoxicilina y realmente no lo son.

picazón en las manos como resultado de la alergia a la amoxicilina

Diagnóstico

  • Una buena historia clínica es la mejor herramienta diagnóstica y debe incluir: cómo fue  la aparición de los síntomas y  cuánto tiempo pasó entre la ingesta y los mismos, una descripción detallada de las características de los síntomas, si además estaba tomando otros medicamentos, si el paciente tiene otras enfermedades y cómo se resolvió la reacción
  • Las pruebas cutáneas a beta-lactámicos son una herramienta diagnóstica de primera línea para reacciones de hipersensibilidad. Deben realizarse en un período de tiempo próximo a la reacción (entre 6 semanas y 6 meses) ya que al tener un largo intervalo entre la reacción y las pruebas cutáneas, disminuye la probabilidad de una respuesta positiva. Debe realizarla el especialista de acuerdo a las normas y técnicas  establecidas y en un lugar que contemple todas las medidas de seguridad.
    Para las reacciones tardías también pueden realizarse pruebas del parche con diluciones de amoxicilina en un parche cutáneo que se deja 48 o 72 hs.

El personal de enfermería no debe realizar prueba alguna previo a la administración de penicilina

  • Pruebas in vitro o de laboratorio: IgE específica: La sensibilidad para amoxicilina y/o bencilpenicilina es de 54% con especificidad de hasta 95%.
    Prueba de activación de basófilos: especificidad de 93.3% y sensibilidad de 50%.
    Prueba de transformación de linfocitos (LTT) con menor sensibilidad.

Una prueba de laboratorio positiva confirma el diagnóstico, una prueba negativa no lo descarta

  • Prueba de provocación controlada : también la debe efectuar el especialista en el lugar con normas de seguridad adecuadas

La desensibilización solo debe ser considerada cuando no se encuentra disponible algún fármaco alternativo o cuando el  medicamento es necesario para el tratamiento y es el único efectivo.

Conclusiones

  • La hipersensibilidad a β-lactámicos y entre ellos la amoxicilina es una  de las causas más frecuentes de respuestas mediadas por mecanismos inmunológicos
  • Los β-lactámicos son capaces de inducir reacciones graves y que pueden poner en riesgo la vida
  • Su prevalencia y riesgos están sobreestimados. Un paciente etiquetado como alérgico a la penicilina o amoxicilina hace que pueda empeorar en caso de infecciones por no utilizar el antibiótico inadecuado
  • Por lo tanto es importante realizar una historia clínica detallada y pruebas cutáneas son el mejor método diagnóstico de primera línea.
  • Las pruebas de provocación y desensibilización son una alternativa en aquellos pacientes sin opción a algún otro grupo de medicamentos.

Acerca del autor

Dra. Alicia M. De Falco
M.P. 15122
Especialista consultor en Alergia e Inmunología

 

Compartir esto:

Últimos artículos publicados

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpgSi desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios