Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas

Neumonía en la niñez

Un artículo escrito por: Dra. Verónica Acosta
La fiebre es un síntoma notable de la neumonía
El diagnóstico de la neumonía se realiza en base a la consulta y el examen físico adecuados. Es posible que solicite una radiografía de tórax o un análisis de sangre.

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección de los pulmones. Las pequeñas bolsitas de aire de los pulmones—llamados alvéolos—se llenan de pus y otros líquidos, lo cual dificulta la llegada del oxígeno al torrente sanguíneo.

¿Cómo se manifiesta?

Los síntomas varían según la edad del paciente y la causa de la neumonía, pero pueden incluir los siguientes:

  •  Fiebre
  •  Tos
  •  Dificultad para respirar
  •  Vómitos
  •  Congestión nasal
  •  Dolor de pecho
  •  Dolor abdominal (porque el niño está tosiendo y esforzándose por respirar)
  •  Decaimiento
  •  Poco apetito, en niños más grandes, o rechazo de la alimentación, en los bebés, que puede producir deshidratación
  •  En algunos casos, color azulado o grisáceo en los labios y las uñas de las manos
La fiebre es un síntoma notable de la neumonía
La fiebre es un síntoma notable de la neumonía

¿­­Qué causa la de neumonía­­?

Diversos agentes infecciosos—virus, bacterias y hongos—causan neumonía, siendo los más comunes los siguientes:

  • Streptococcus pneumoniae y haemophilus influenza tipo b son los agentes más frecuentemente involucrados en neumonía bacteriana en niños
  • La mayoría de los casos se deben a virus; entre ellos, se encuentran los adenovirus, rinovirus, el virus de la gripe (influenza), el virus sincitial respiratorio y el virus de la parainfluenza
  • El coronavirus puede provocar un simple resfrío, diarrea y en algunas oportunidades neumonía. Es menos probable que los niños presenten síntomas o desarrollen síntomas graves

¿Cómo se diagnostica la neumonía?

El pediatra diagnostica la neumonía luego de realizar el interrogatorio y un examen físico adecuados. Es posible que solicite una radiografía de tórax o un análisis de sangre.

¿Cómo se trata la neumonía?

En gran parte de los casos, la neumonía se debe a un virus que no requiere antibióticos; sin embargo, si la neumonía es causada por bacterias, se trata con antibióticos que se toman por vía oral en el hogar.

Será necesario internar al niño en el hospital si la neumonía le provoca fiebre elevada durante mucho tiempo, problemas respiratorios o si ocurre lo siguiente:

  • necesita terapia con oxígeno
  • tiene una infección pulmonar que se puede haber extendido al torrente sanguíneo
  • tiene una enfermedad crónica que afecta el sistema inmunitario
  • vomita tanto que no pueden tomar medicamentos por boca

El tratamiento en el hospital puede incluir antibióticos intravenosos y terapia respiratoria. Los casos más graves se pueden tratar en la unidad de terapia intensiva.

Factores de riesgo

La mayoría de los niños sanos pueden combatir la infección mediante sus defensas naturales, pero los niños inmunodeprimidos presentan un mayor riesgo de contraer neumonía.

Diversos factores ambientales como el uso de leña o braseros en el interior de la casa, vivir en hogares hacinados y el consumo de tabaco por los padres, aumentan la susceptibilidad de los niños a la neumonía.

La mayoría de los niños sanos pueden combatir la infección mediante sus defensas naturales
La mayoría de los niños sanos pueden combatir la infección mediante sus defensas naturales

¿Cómo prevenirla?

  •  Algunos tipos de neumonía se pueden prevenir con vacunas. Los niños suelen recibir inmunizaciones de rutina contra el neumococo, Haemophilus influenzae y la tos ferina a partir de los 2 meses de vida
  •  La vacuna de la gripe está recomendada para todos los niños sanos de 6 meses a 2 años. En especial para niños mayores de 2 años con enfermedades crónicas, como asma o trastornos del corazón o los pulmones
  •  Una nutrición adecuada, comenzando con la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses de vida
  •  Evitar la exposición al humo del tabaco
  •  Si alguna persona de su hogar tiene una infección respiratoria, mantenga la vajilla separada de la del resto de la familia, lávese las manos con frecuencia, tosa en el pliegue del codo, deseche los pañuelos descartables sucios y ventile los ambientes diariamente

¿Qué hacer si sospecha que su hijo tiene neumonía?

La importancia del diagnóstico del médico ante la neumoníaAnte los primeros síntomas, consultar al médico, bajar la temperatura, ofrecer abundantes líquidos, no forzar la alimentación sólida, no administrar antitusivos ni antibióticos.

Una vez superada la enfermedad, es normal que los padres puedan alarmarse si vuelven a observar síntomas de neumonía en su hijo, por eso es importante que cumplan con el tratamiento prescrito y no lo abandone antes de tiempo. En el caso de que el niño sufra neumonías recurrentes, acuda a un especialista que amplíe el estudio para descartar alguna patología subyacente.

 

Acerca del autor

Dra. Verónica Acosta
M.P.N. 5048
Especialista en pediatría
Especialista en Alergia e Inmunología

 

Compartir esto:

Últimos artículos publicados

Ahora vamos a estar más comunicados con Ud.

Reciba en su correo las novedades del sitio web de Fundaler

https://www.fundaler.org.ar/wp-content/uploads/2019/04/reciba-las-noticias-de-Fundaler-por-correo.jpgSi desea recibir actualizaciones acerca de las publicaciones de nuestro sitio web, visite—por favor—la página de inscripción.

Así, recibirá cómodamente en su teléfono o en el dispositivo que más cómodo le resulte las novedades sobre asma y otras enfermedades alérgicas.

El asma es una enfermedad crónica que es considerada la mayor causa de ausentismo escolar y laboral a nivel mundial. La misión de Fundaler es intentar revertir esto.

Comparta con nosotros sus comentarios